Miércoles, 22 Enero 2014 06:00

El Salvador: un grupo de mujeres aprende a elaborar encurtidos y mermeladas

Escrito por División de Comunicaciones CENTA
Valora este artículo
(0 votos)

9 mujeres de la cooperativa Nuevo Milenio del caserío Las Milpas, del municipio de Ozatlán, departamento de Usulután, recibieron la capacitación sobre elaboración de encurtidos y mermeladas, impartida por el Laboratorio de Tecnología de Alimentos del Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal “Enrique Álvarez Córdova” ( CENTA), quienes  conocieron el proceso de  producción, higiene y su valor agregado.

Los ingredientes utilizados para el encurtido fueron: coliflor, zanahoria, cebolla y vinagre,  así mismo para la elaboración de las mermeladas utilizaron la piña y papaya. Para  ello, las mujeres emprendedoras acataron medidas de higienes necesarias para la elaboración de un buen producto de calidad; prácticas enseñadas dentro del Plan de Agricultura Familiar (PAF).

Según Aurora Valles, del Laboratorio de Alimentos del CENTA, los aspectos a cuidar son: “La higiene, la inocuidad, el buen lavado de materia prima y de utensilios a utilizar, vestimenta como guantes delantales, entre otros”.

El proceso de elaboración de mermeladas y encurtidos es similar. Para este último existe una serie de pasos a seguir que la Inga. Valles detalla. “Primero seleccionan las verduras; después proceden al lavado de ellas; luego se cortan de acuerdo a la presentación deseada del producto.

Además sugirió que se debe estilizar el recipiente que será llenado con el vinagre y las hortalizas ya cortadas, y finalmente, darse al producto un baño amarillo para completar la esterilización dejando un vacío necesario hasta el cuello del depósito.

Para la esterilización del recipiente debe lavarse bien; luego se coloca boca abajo sobre papel toalla. Después, cuando el depósito esté lleno con las hortalizas y el vinagre, hay que asegurarse que no contenga partículas de oxígeno, porque de ser así el producto comenzaría a descomponerse rápidamente por la presencia de micro organismos.

Una de las beneficiadas de este taller es Luisa Granadeño, representante de la cooperativa Nuevo Milenio del caserío Las Milpas, del municipio de Ozatlán en Usulután, quien con buenas expectativas comentó lo que espera lograr con este aprendizaje. “Nosotras aspiramos salir adelante para llevar ingresos a nuestra familia. También que nuestros hijos alcancen una superación grande, también que podamos aportar en la economía a nuestros hogares”.

Jaleas, mermeladas y diferentes dulces típicos es la especialización de las madres beneficiadas con este taller, quienes desde ahora en adelante contarán con el nuevo conocimiento que les ayudará a superarse y a ser competentes dentro del mercado.

Una práctica de superación que este grupo de mujeres pondrán en acción en su lugar de residencia y que, sin duda alguna, podrán comercializarlos con el conocimiento que expertos del Laboratorio de Alimentos del CENTA  les han impartido.

Visto 1041 veces Modificado por última vez en Viernes, 07 Febrero 2014 15:55