Martes, 25 Marzo 2014 17:57

Dominica: Carrera para salvar la industria bananera del Caribe

Escrito por IPS
Valora este artículo
(0 votos)

Cuando el huracán Dean azotó Dominica el 16 de agosto de 2007, dejó una estela de destrucción y muerte y diezmó la vital industria bananera del país.

Siete años después, el sector agrícola dominiqués sigue siendo vulnerable a los desastres naturales y a la variabilidad climática. Cada año, los productores de este estado insular caribeño pierden una parte significativa de sus cultivos y ganado en la temporada de huracanes, que dura seis meses.

“A veces tenemos una destrucción de 90 por ciento de las plantaciones, en particular de banano y aguacate, y todos los cultivos arbóreos en general”, explica el ex primer ministro Edison James.

La industria bananera es una fuente clave de divisas para muchos países caribeños, entre ellos Dominica.

La isla produce aproximadamente 30.000 toneladas del fruto al año, con lo que obtiene unos 55 millones de dólares. Las vecinas Santa Lucía y San Vicente y las Granadinas, que venden en forma conjunta su producción bajo la misma marca, Windward Islands Banana, ganan un promedio de 68 millones de dólares anuales.

La industria bananera es también el segundo sector que más provee de empleo a los dominiqueses, después del público. En este país hay al menos 6.000 productores, que a su vez brindan trabajo a muchas otras personas.

Sin embargo, unas investigaciones científicas han demostrado que los más leves incrementos en las temperaturas pueden afectar a la producción bananera o incluso acabar con ella.

También “hay sequías de tanto en tanto, y muy intensas en áreas como Woodford Hill y Londonderry”, dice James.

Tan intensas han sido las sequías que “el país se vio obligado a adoptar sistemas de irrigación”, explica James. “El viento y las sequías han sido los factores climáticos que más nos afectan aquí en Dominica”.

Según datos del Banco Mundial, la producción agrícola supuso un 12,2 por ciento del PIB, y todo el sector habría caído 10,6 por ciento en 2010, luego de haber experimentado un crecimiento de 1,5 por ciento en 2009.

El ministro de Ambiente, Kenneth Darroux, lamenta el hecho de que Dominica, que podría ser autosuficiente y hasta abastecer a naciones vecinas, hoy no tiene otra opción que importar productos agrícolas, lo que constituye una carga para su economía y una amenaza para su seguridad alimentaria.

Es necesario adoptar “medidas de adaptación para crear resiliencia” ante el recalentamiento planetario y para que “el agricultor tenga mayor capacidad de mantener niveles predecibles de producción”, señala.

Tomado de Freshplaza.

Fuente: IPS

 

Fecha de publicación: 21/03/2014

Visto 5017 veces